septiembre 04, 2014

Deseos

Yo sé que no es conmigo. Pero la otra vez que decías que no te gustaban las chicas flacas y que te gustaban pequeñitas, me vi saltando y levantando la mano frente a vos "yo yo, acá estoy". Pobre.
Y es que me encontré con este deseo, pero no le puedo hacer caso, así no.
El deseo de abrazarte largas horas, de acurrucarme junto a vos en el colchón en el suelo, de verte a diario, de tocarte esas manos y esos dedos largos, de desvestirte y coger con vos.

Maldito deseo, no me puedo tirar encima de vos -deseo-.

Igual ni siquiera sé si vos lo querés, seguro que no, soy yo la que me invento una novela más.

agosto 28, 2014

Sex-chat

Hay conversas que no deberían sostenerse nunca, o al menos no en ciertos momentos.
Una sola imagen bastó para disparar cientos de escenarios en mi cabeza.
(Uff) Tu moch sexy, tu moch ganas, tu moch goma moral de solo pensarme capaz de... cualquier cosa... *suspiro mil veces*





agosto 25, 2014

Bolerazos


Nunca aprendí a bailar boleros, aunque lo intenté fuertemente.
Me da miedo bailar con vos. [¿Y si me gusta? ¿Y si no quiero parar?]

Hace años, unos cuantos, también me hubiera dado miedo, pero no hubiera importado -entonces.

Quién lo diría, ahora, vos, yo, el bolero.

agosto 11, 2014

Las ganas que no fueron

Varias veces me imaginé la escena. No recuerdo bien el diálogo, pero las ganas de darte una cachetada siempre estaban ahí. Te enfrentaría. Posiblemente te gritaría o al menos te diría algo con suficiente furia. Y luego la cachetada *aaah* ese descargo, por haber sido como sos, hetero-obse, autocentrada total, egoísta, loca jodida. 

Años tuvieron que pasar para volverte a encontrar. Fue un déjà vu, arrastrando la sensación de que te toparía desde hacía unos días. Raro. 

Nunca alguien que fue cercano me había provocado abofetearlo, nadie nunca. Con vos todo se redujo a extremos, o el amor feroz o el deteste total. 

No puedo decir que no lo pensé. Al ver tu cara con esa expresión de siempre de #yonofui en un intento de sonrisa me imaginé en plena calle sujetándote del brazo. Tu media sonrisa se evaporó cuando te miré -de fijo con ojos asesinos- moví la cabeza y me ubiqué. Chao. No, adiós. Poné lo hallado donde querás.

Las ganas no fueron, el alivio pudo más. 


agosto 07, 2014

Y esos años después

Cuatro sí -sea necia- y supe que te vuelve a pasar casi casi lo mismo. Esos amores que se te van-te dejan-eligen otra vida fuera. Los deseos de que la pasés mal, sí yo sé, no soy tan buena persona como quisiera. Y que te duela. 

Pero igual durará poco por tu habilidad de encontrar consuelo a la vuelta de la esquina, al despegue del avión. Una habilidad que alguna vez envidié pero se me pasó rápido, porque está vacía. Y volverás a empezar.